Seleccionar página

“A journey of a thousand miles bigins with a single step”
“La travesía de mil millas comienza con un paso.” – Lao-tzu

Ya no puedo ni recordar la cantidad de veces que leí esta frase. La leí en libros de gestión, en avisos publicitarios,  en blogs, en revistas. En general los autores la usan para remarcar la importancia de dar el primer paso, la importancia de arrancar. Yo estoy cada vez más convencido de que esta frase está muy incompleta.

Hace un poco más de un año les conté sobre mi miedo al fracaso, y mi dificultad para decidirme y terminar de lanzar mi propio emprendimiento. Arranqué muchísimos planes de negocio, analicé muchas oportunidades, cambié de posibles socios varias veces y nunca arranqué en serio nada. Mis amigos ya estaban acostumbrados a que una vez cada 4 meses les llegue una encuesta sobre algún posible emprendimiento. En ese momento, ya empezaba a perder confianza en mí mismo y sentía que nunca iba a encontrar algo que me gustara, o que realmente no tenía pasta de emprendedor. Incluso ya no quería contar las nuevas ideas que se me ocurrían porque no lograba hacer realidad ninguna y me daba vergüenza.

Sin embargo, en este último año han pasado varias cosas que me fueron cambiando la forma de sentirme frente a un nuevo emprendimiento. En distintos ámbitos de mi vida fui logrando que las cosas arranquen. Logramos lanzar un fideicomiso inmobiliario al que le está yendo bien (www.zamudio4554.com.ar), con un gran equipo de colegas lanzamos en menos de un año una materia sobre emprendimientos en la Facultad de Ingeniería de la UBA (www.emprending.com.ar), algo que casi todos creían imposible, y hemos conseguido varios nuevos negocios para Covac, la constructora de mi viejo donde trabajo. Estos resultados me fueron renovando la confianza.

Hoy estoy de vuelta a las puertas de lanzar un nuevo emprendimiento y a pesar de estos éxitosvuelvo a sufrir esas dudas que me frenaron en el pasado. Otra vez vuelvo a sentir que el negocio podría no funcionar, que no sé cómo hacerlo rentable, que es muy difícil, que para qué me meto en este quilombo o que no es para mí. Supongo que esto es lo que debe sentir casi todo el mundo cuando está por embarcarse en algún proyecto difícil, de cualquier índole. Es muy difícil lanzar un emprendimiento. Pero, como suele decir Santiago Bilinkis, hay que salir de la zona de confort.

Siento que esta vez voy a superar todos estos miedos. Y ojo, que no significa que piense que son falsos o están solo en mi cabeza. No tengo dudas; me estoy metiendo en un quilombo que podría no funcionar y que no logro hacer rentable ni en un Excel, pero a pesar de todo esto, hoy quiero este quilombo y quiero resolver estos problemas.
Esta vez, además, hay otra gran diferencia, hoy tengo un socio en quien confío. Estoy embarcado en esta travesía con mi gran amigo Charlie. Alguien que sé me va a ayudar a empujar bien a la par mía, me puede tocar arrastrarlo cada tanto, pero sé que él me arrastrará a mi cuando haga falta.

Yo siento que he dado muchos primeros pasos en mi vida, por eso creo que no son tan importantes.  Cuando uno busca ser un emprendedor lo que busca es lograr disfrutar la travesía de mil millas e ir avanzando. Por supuesto que arranca con un paso, pero eso no es lo importante, porque vayas a donde vayas siempre arrancas con un paso. Incluso si querés andar mil millas da exactamente lo mismo en qué dirección arranques el primer paso. Lo importante es saber que después de ese primer paso vas a tener que dar otros miles, vas a tener que correr, saltar, hacer cuerpo tierra, agacharte, frenar, esperar, escalar, retroceder, esquivar, nadar, bailar, cambiar de rumbo, y cada tanto caminar.

Espero superar mis miedos y seguir avanzando en este largo camino. Hasta acá, después de casi cuatro meses de trabajo, vengo disfrutando mucho el desarrollo de este negocio, y eso no es poco.

Bonus: Alguno se estará preguntando cuál es el negocio que voy a arrancar. Cómo ya estamos bastante avanzados en el desarrollo del modelo de negocio, ya contactamos proveedores, y estamos cerca de conseguir financiamiento, creemos que contamos con suficiente información como para compartir nuestra idea de negocio sin sentir que alguien la puede hacer mejor que nosotros. Para eso, completen ESTA encuesta y al final encontrarán la respuesta. O, ¡esperen y serán clientes!