Seleccionar página

DigitalRecord

“Nadie resiste el archivo” es una frase muy conocida en la televisión y en el ambiente de la farándula y de la política. Principalmente porque la “gente pública” normalmente aparecen en programas de televisión, en radio, en notas en los diarios o revistas y así, muchas cosas de las que dicen y hacen quedan grabadas y pueden ser revisadas muchos años después. Con este registro de acciones y posiciones tomadas a lo largo de la historia de esta gente siempre alguien encuentra alguna contradicción y la usa, habitualmente, en contra del personaje público.

En algunos casos es alevoso como el personaje en cuestión está cambiando de opinión por conveniencia, sin mostrar ninguna convicción o principio. Hablando de políticos por ejemplo, un candidato puede estar mucho más cerca de una posición o un partido solo porque piensa que de esa manera puede ganar la elección y años después estar mucho más cerca de otros por el mismo motivo. Eso pasa todo el tiempo y el famoso “archivo” lo muestra claramente.

En otros casos, para mí, los medios malinterpretan un cambio de posición tomado con fundamentos. En la vida es necesario cambiar. No se puede ser siempre igual y no se puede creer siempre en lo mismo. Vamos creciendo y aprendiendo y eso hace que tengamos que cambiar nuestra forma de pensar. Esa capacidad de cambiar es, desde mi punto de vista, una virtud, mucho más que un defecto. Siempre, sin embargo, creo que existe un conjunto de creencias o valores que tenemos que tener siempre firmes porque deberían ser nuestra roca y nuestra guía. En general estos valores o principios se adquieren desde chicos y tienen que ver con la forma en que fuimos educados. Creo incluso que se podrían llegar a cambiar algunos principios pero debería ser un proceso largo y muy pensado, no como decía el Groucho Marx “Estos son mis principios, pero si no le gustan, tengo otros”.

Las redes sociales están agrandando “el archivo” de manera descomunal. Hoy en día, cada uno de nosotros se genera su propio archivo que podrá ser usado en el futuro a su favor o en su contra. Estamos subiendo información de nuestra vida, de nuestros amigos, de lo que “nos gusta”, subiendo fotos, videos, cosas que nos están pasando, donde estamos, etc. Nosotros mismos estamos creando un registro de lo que vivimos y lo compartimos con el resto subiéndolo a la gran internet, que demuestra día a día ser un lugar donde la información puede ser vista por cualquiera que tenga suficientes ganas de verla, sin importar si está bloqueada es para “amigos” o protegida.

¿Resistiremos al archivo? Pienso en mí y en este blog. Arranqué hace casi un año y ya llevo más de 50 post. Si reviso un poco hay cosas que escribí de las que estoy contento y otras que a esta altura ya no me gustan tanto o nunca me gustaron tanto. Creo haber mantenido una línea coherente con mis formas de pensar en general pero a la vez estoy seguro que voy a seguir creciendo y muchas cosas de las que escribí en el futuro las voy a ver como ridículas. La experiencia me va a enseñar más y me voy a dar cuenta de lo poco que sabía, al menos, eso espero. Ahora, seguramente, en algún momento alguien me podría llegar a criticar por un cambio de posición en algo que escribí acá. Podría pasar.

Ahora, todos somos “gente pública” y todos tenemos nuestro propio archivo. Creo que la gran diferencia es que nosotros podemos tomarnos un tiempo y pensar antes de subir algo a la web. La información está tan disponible que cualquiera puede googlear a otra persona y enterarse de su vida. ¿Se han googleado a uds. mismos? ¿Saben que anda circulando sobre uds. en la web? Esta simple herramienta es clave para la vida laboral. A la hora de buscar trabajo, por ejemplo, el curriculum es solo una partecita mínima y cualquier empleador busca qué hay en internet de la persona que se postula al puesto. A la hora de encontrarse con un posible cliente o con un proveedor o un socio o quien sea, es importante hacer un pequeño research de la historia de esa persona. ¡Es tan fácil! Y es tan importante a la hora de negociar saber un poco del otro. Además, es posible enterarse de cosas que en una reunión nunca saltarían. Una de mis herramientas favoritas para esto es LinkedIn que nos muestra por qué contactos nuestros podríamos llegar a conocer a la otra persona, algo muy útil en cualquier reunión o contacto. Ahora, la otra persona también puede googlearnos a nosotros y enterarse de nuestras vidas, lo que nosotros estemos mostrando y lo que otros estén mostrando de nosotros. Es por eso que ya existen empresas que se dedican a “limpiar” la imagen de la gente en internet. Los que todavía no somos conocidos, podemos ir simplemente cuidándonos de qué compartimos y qué no.