Seleccionar página

Whisky

Por lo menos una vez al mes veo algún negocio que me llama la atención. Son esos en los que no termino de explicarme cómo puede ser que exista gente que pague por eso que está comprando. Yo trabajé un tiempo en marketing de un negocio de esos, en realidad, es un negocio con tanta historia que hoy ya nadie lo considera raro y no llama la atención, pero hace poco un señor que está muy metido en ese negocio me lo hizo ver claro, es un negocio muy extraño.

Estando en Escocia tuve la chance de visitar una pequeña destilería de whisky y tuve la suerte de que uno de los socios nos llevara a hacer una recorrida a través de todo el proceso. El whisky es una de las bebidas destiladas más importantes y vendidas del mundo, sin embargo no deja de ser algo extraño.

 

¿A cuánta gente le gusta el whisky la primera vez que lo prueba? En general, a muy poca. Igual eso no es lo más raro, pensemos cómo es el proceso de producción del whisky. Les aseguro que debe ser una de las bebidas más difíciles de hacer.

Rápidamente; hay que plantar cebada y cosecharla, ponerla en agua para que germine y cortarle la germinación de golpe secándola ¡con humo! Después se muelen las semillas, y se fermentan, que es mezclarlas con agua caliente y levadura para que el azúcar se transforme en alcohol. Esa mezcla se destila, que no es más ni menos que calentar el líquido para separar el agua del alcohol y así concentrar el nivel de alcohol hasta más o menos el 60/70%. Hasta ahí el whisky (que no se llama así todavía) es transparente. De ahí hay que meterlo en barricas de roble que fueron usadas antes para hacer whisky en Estados Unidos o Jerez o Cognac en España o Francia. Para hacer esas barricas hay que quemar el lado de adentro del roble. En definitiva, se guarda el whisky en un barril de madera quemada que usaron antes para otra bebida y se lo deja ahí durante mínimo 3 años. Después de esos años de espera, sale whisky con 50/55% de alcohol que se diluye hasta alcanzar un porcentaje de 40/42% y se embotella, distribuye y vende.

¡Miren todo lo que hay que hacer para lograr una bebida que a la mayoría de la gente no le gusta! Claro, a mucha otra, como a mí, le encanta. Es más, hay gente que paga más de 10.000 dólares por una botella.

 

Se me hace muy difícil imaginar cómo empezó a producirse y venderse whisky. Dicen que los primeros registros de la destilación son de 1494. ¿Quién lo inventó? Nadie, o todos, no lo sé.

Lo que me dejó pensando ese escocés al mostrarme cómo era de raro el negocio del whisky fue en lo difícil que es entrar en un negocio completamente nuevo y que se vuelva tendencia. Está claro que hoy en día con los negocios de internet las cosas se mueven muy rápido y hoy en 3 años (mientras esperamos el whisky en su barrica) un negocio puede ser mundialmente conocido, sin embargo, ¿cuántos nuevos Facebook o Twitter hay? Es muy difícil inventar algo totalmente raro y novedoso. De cualquier manera, seguramente hoy ya exista la empresa que en un año será tan conocida como Facebook o Twitter.

 

Hace unos días leí en Paras Chopra’s Blog un pequeño instructivo sobre cómo encontrar una oportunidad para un emprendimiento que me gustó mucho. Básicamente lo que dice es que hay tres cosas que son clave a la hora de encontrar un negocio con el que ganes dinero.

  1. Elegir una industria que crezca. Cuando la marea sube, suben todos los botes. Para encontrar tendencias está bueno mirar la lista que arma INC con las 5000 empresas de más rápido crecimiento en los últimos años.
  2. Elegir una industria que te interese. Elegí algo que te apasione. Además de hacer negocios es importante que te puedas divertir.
  3. Elegir una industria donde tengas oportunidad. A mi me encantaría ser director o productor de cine, pero no tengo ni idea.

En definitiva lo que dice el autor es: “Encontrá un negocio donde otro ya esté haciendo plata.” Obviamente, habrá competidores, pero esa es justamente la idea. Si no hay ningún competidor, si estamos haciendo algo totalmente novedoso, lo más probable es que sea un modelo no probado o uno donde otros fallaron. La idea es encontrar una industria que cumpla estos 3 requisitos y luego buscar alguna diferenciación que nos haga más competitivos. Les recomiendo leer la nota entera porque es muy interesante.

 

No todo el mundo tiene que inventar la rueda, o el whisky.

 

 

Foto: Tullibardine Distillery. Proceso de destilado con control de corte manual.