Seleccionar página

Aeropuerto

El sábado me voy de vacaciones. Por fin.

Con esto estoy cumpliendo el 3er objetivo que tenía en el año que era Tener un gran viaje de vacaciones con Agus (¡esto está casi cocinado ya!), y estar fuera de Buenos Aires al menos 10 días más en el año.”

A pesar de haber hecho un viaje increíble hace menos de un año siento que estoy necesitando de unas buenas vacaciones como las que voy a tener. Viajar es la pasión más grande de mi vida. Es algo que me hace feliz desde el momento en que empiezo a pensarlo.

Desde chico siempre tuve la suerte de tener largas y variadas vacaciones. Cuando estaba en el colegio solía irme en un mismo verano de vacaciones con mis viejos, después me iba con mis abuelos, después trataba de ir unos cuantos días a Concepción del Uruguay, donde vivía mi primo y mejor amigo, y cada tanto pegaba un buen viaje al sur, a las cabañas de otro amigo. Ya al terminar el colegio en el CBC y en los primeros años de facultad me iba a viajar con amigos. Así recorrí casi toda Argentina. Tengo la suerte de con menos de 30 años conocer muchísimos paisajes argentinos. Estuve en el sur, en el norte, en las sierras, en el litoral, el mar, en fin, en casi todo el país. No tengo dudas de que es uno de los más lindos del mundo y me encanta viajar por Argentina.

Ya más de grande decidí emprender una de las aventuras más grandes de mi vida y me fui a vivir a Irlanda (ya conté bastante de eso en este y este post). Estuve viviendo ahí 6 meses y después durante otros 3 recorrí Europa junto a un amigo. Visitamos Italia, Eslovenia, Croacia, Eslovaquia, Austria, Republica Checa, Hungría, Polonia, Alemania, Holanda, Belgica, Francia y España. Creo que ahí mi corazón se volvió viajero y me di cuenta que nunca más voy a dejar de viajar. Y pensar que cuando estaba en 6to o 7mo grado pensaba que nunca me iba a poder tomar un avión. Desde que volví de Europa en el 2005 seguí viajando bastante seguido. Fui a Bolivia y Perú, Mexico, Brasil y Sudáfrica. Y siempre trato de irme aunque sean unos poquísimos días fuera de Buenos Aires. Aprendí en este tiempo que no se necesita muchísima plata para viajar. Es mucho más difícil hacerse el tiempo que conseguir la plata. Bah, yo por lo menos viajo de mochilero tratando de gastar lo menos posible. Y por otro lado, ésta es la forma en que más disfruto la plata. Nadie me va a poder robar nunca las experiencias vividas, los momentos, las sensaciones. Aunque sí voy perdiendo la memoria de a poco.

 

Tengo ganas de estar en el avión ya mismo. Lo que más disfruto viajando es conocer a la gente del lugar. Me divierte muchísimo poder entablar conversaciones con gente que vive realidades totalmente distintas a la mía. Me gusta hacer amigos de viaje, aunque solo duren una noche de hostel. Me encanta poder compartir una mesa, un asiento de colectivo, o incluso esas miradas por la calle que te demuestran que no estás en tu lugar de origen. Sin duda son momentos de la vida que me hacen crecer de golpe. En cada viaje crezco más que en el mismo tiempo de vida en buenos aires. Aprendo.

 

Durante estos días es posible que no postee nada. Me da un poco de pena porque estoy con algunas ideas que me entusiasman mucho para escribir. Sin embargo, voy a estar muy atento a cosas que vaya viendo y anotando todo para después poder transmitirles un poco de lo que fui conociendo. Siempre buscando curiosidades y pensando inquieto. Cuándo vivía en Irlanda solía mandar mails bastante largos a mis amigos y ellos muchas veces me dijeron que de esa manera sentían que también viajaban. No creo que escriba desde allá, pero a la vuelta intentaré que viajemos aunque sea con palabras.

 

¡Saludos!

 

 

Foto por kevindooley