Seleccionar página

Huella

Esta frase es una de mis favoritas, aunque muchas veces me cueste ponerla en práctica. Es clarísimo. Si necesitas terminar algo rápido, es fundamental que te tomes el tiempo necesario para hacerlo. Dicen que es una frase que usaba Napoleón, evidentemente era un tipo sabio al igual que polémico.

Llevando esto al ámbito de los negocios creo que la clave está en la planificación y en aceptar que muchas veces los tiempos son los tiempos y no se pueden bajar. En este momento estamos un poco atrasados con el lanzamiento de Covac Posto I, mi primer emprendimiento inmobiliario. Tuvimos que hacer algunas correcciones en el proyecto para conseguir todas las aprobaciones municipales, que también se atrasaron porque la municipalidad cerró. Hoy ya está todo solucionado y en marcha y el atraso terminó de cierta forma beneficiándonos. Esta semana ya constituimos el fideicomiso y estamos listos.

En cualquier cosa que hagamos, es probable que los errores y los accidentes sean la pérdida de tiempo (y dinero) más grande. Hoy, por ejemplo, por sacar un pasaje por internet apurado y distraído con otros temas, terminé sacándolo para un día antes del que necesitaba. Es la tercera vez que me pasa eso en la vida. Obviamente me costó una multa modificarlo, y terminé tardando mucho más.

 

En este momento estoy armando un negocio con un amigo que nos está robando la mayor parte de nuestro tiempo libre y nos tiene a los dos motivados. Desde el principio,  yo estoy muy ansioso con el tema y quiero avanzar muchas veces más rápido de lo que se puede. Por suerte él se lo toma un poco más tranquilo, y me baja a la tierra. En esta etapa es difícil que un error nos atrase, ya que los tiempos para efectivamente lanzar el negocio todavía son muy largos y quedan muchos pasos previos. De cualquier manera, sigo necesitando recordarme que a veces es mejor caminar despacio pero pisando firme. El negocio este requiere que de acá a un par de meses salgamos a buscar inversores, no tengo dudas que una vez que los consigamos todo se va a acelerar y por eso es importante que planifiquemos y avancemos lo mejor posible ahora.

Poder planificar y gestionar un proyecto es una tarea que requiere preparación y práctica. Existe un libro que se llama “Project Management Body of Knowledge” donde se reúnen las mejores prácticas sobre el tema de manejo de proyectos. Es un libro largo y tedioso, pero algunas ideas son muy importantes.

Las etapas básicas en las que se divide un proyecto son las que se muestran en este cuadro:

Etapas-PM

Las dos primeras etapas, Estructuración y Planificación, son las que menos tiempo deberían llevar en el proyecto. Sin embargo son muy importantes para que el resto del proyecto se pueda realizar con éxito.

Existe además una realidad económica importante. En los papeles, cambiar cualquier aspecto de un proyecto es casi gratis. Yo puedo estar planeando un proyecto en el que tengo que contratar 100 personas. Mientras planeo me doy cuenta que económicamente no es viable contar con 100 personas así que rearmo el plan para necesitar solo 50. En ese momento sólo gasté horas de trabajo de los planificadores. Si lo hubiera notado con el proyecto en ejecución eso costaría mucho más caro, tendría que contratar 50 personas de más, que después voy a tener que despedir, generando costos y por supuesto, malestar general. Eso se resume en este cuadro:

RiesgovsTiempo

Si hay que cambiar de planes, cuánto antes se haga es más barato. Por supuesto, en etapa de planificación es mucho más económico y genera menos problemas.

 

Vamos despacio, para llegar más rápido.

 

 

Foto por djwudi