Seleccionar página

termometro

Lunes 21/2

6:45hs despertador. A ver una obra en el centro. De ahí a la oficina. Cerrar un presupuesto importante y preparar el envió. Revisar otro presupuesto y un nuevo proyecto. Reunión con un cliente tipo 16:00hs. 19:00hs Psicóloga. A buscar mi nueva computadora a Caballito. Volver a casa. Cena. A dormir tipo 01:00hs.

Martes 22/2

7:30hs despertador. Oficina. Ajustar presupuestos. Búsqueda de personal. En la oficina hasta las 19.30hs. 20:00hs futbol. Creo que me quebré el dedo chiquito de la mano derecha. 21:30hs reunión con mi nuevo socio para nuestro nuevo proyecto (todavía confidencial). Laburar hasta las 00:40hs. A dormir tipo 01:30hs.

Miércoles 23/2

7:30hs despertador. Oficina. Reunión con proveedores. Discusiones varias. Día pesado y largo. 19:00hs Médico. 20:20hs pasar por el bar de un amigo (Carnal) a ver un techo que hay que reparar. 21:00hs Poker y empanadas con amigos. 3:30hs GANÉ!. A dormir cerca de las 4:00am.

Jueves 24/2

7.50hs despertador. Oficina. La muerte. Otro día muy largo. Mucho trabajo. Poco foco. 19:00hs mini siesta y descanso con Agus. Cena tranquila. A dormir tipo 23:30hs.

Viernes 25/2

7.30hs despertador. Oficina. Reuniones matinales. Mediodía a microcentro. 5 tramites seguidos caminando con calor. Arranca dolor muy fuerte de cabeza. Visita a una obra. Las cosas están hechas muy distinto a lo que tenían que ser. Enojo fuerte. 17:00hs reunión en la Facultad de Ingeniería de la UBA para armar la materia de emprendedores. El dolor de cabeza me hace muy difícil pensar. Llego a casa tipo 19:30hs. Cocino. De ahí al cine. A dormir tipo 01:00hs. El dolor de cabeza seguía siendo insoportable.

Sábado 26/2

8:30hs despertador. A buscar un amigo para jugar al futbol en Del Viso. Corrí lo que pude, perdimos. Dolor muy fuerte en el hombro por un golpe. El dolor de cabeza es casi insoportable. Ir a comprar un colchón inflable a Easy. Almuerzo y siesta. Al dolor de cabeza se le sumaron unos pocos grados de fiebre. 20:00hs a los corsos de Villa Crespo con mis hermanos y sobrinos. Muy divertido. A cenar a lo de mi hermano. A dormir cerca de la 01:00hs con mi ahijada (casi 4 años) en casa. Despertadas varias durante la noche.

Domingo 27/2

8:00hs despertador humano. A buscar yogurt bebible para el desayuno de mi sobrinita. Todo cerrado, camino varias cuadras. Llego y me había equivocado de sabor, volví a salir. El dolor de cabeza y la fiebre seguían. Cocinar torta de manzana. Tom y Jerry. 12:00hs asado en lo de mi hermana, muy rico. Seguía el dolor de cabeza y subía la fiebre. Tipo 16:00hs a casa. Siesta. Imposible escribir para el blog. Fiebre más fuerte. Más siesta. Partido de River. A dormir tipo  23:00hs contento con la victoria, pero aún sintiéndome mal.

La semana pasada fue la primera desde que empecé este blog en la que no posteé nada. Me molestó, pero no lo logré.

Leyeron el resumen de mi semana. Por suerte ya me siento bien. Pero ese dolor de cabeza, totalmente fuera de lo común en mí, me hizo pensar en el ritmo de vida que estoy llevando. Tengo un amigo que siempre dice que mis días tienen 36hs. y que no sabe cómo logro hacer tantas cosas. Desde chico soy así. Nunca me gustó perderme nada. Mi mamá me cuenta que cuando era chico, después de jugar todo el día me iba a dormir quejándome porque “No pude jugar a nada”.

Claramente yo no sé decir que no y además, me encanta estar todo el tiempo haciendo cosas. Si no tengo nada que hacer (¡rarísimo!) me aburro mucho. Pero me estoy dando cuenta que estoy perdiendo efectividad. No logro estar concentrado y no llego a darle el tiempo que necesitan algunos temas que me importa lograr.

A principio de año me planteé mis objetivos. En ese momento ya a Glo (mi hermana que me conoce mucho) le parecía que eran muchos. Hoy estoy seguro de que me excedí. Y aunque tengo ganas reales de cumplir todos esos, en este momento estoy tratando de elegir cuales voy a tener que dejar de lado. Me da bastante tristeza, porque realmente son todas cosas que me gustan. Pero si quiero lograr algunos, deberé dejar de lado otros. El que mucho abarca poco aprieta, dicen por ahí. Se me hace realmente difícil el duelo de sentir que no voy a ser parte de cosas que quiero lograr.

Por suerte creo que le estoy sacando provecho a esta situación. Voy a parar la pelota un poco.  Me está pasando algo que supongo es bastante normal y que les pasa a muchos. En este momento  las prioridades en mi cabeza, esas que creo que me harían feliz, no están en el mismo orden que en mi esfuerzo y en mi día a día. Por suerte lo noté y ya estoy empezando a trabajar para ordenar ambas de la misma manera para poder dedicarle más tiempo a lo que creo que me va a hacer más feliz.

Conociéndome, no creo que deje de hacer mil cosas. Voy a tratar de darme tiempo para eldescanso y apuntar a aquellas cosas que realmente quiero lograr.

Hay que saber parar, para poder seguir.

Foto por matsuyuki