Seleccionar página

Confiá

Ya escribí una vez sobre mi miedo al fracaso, hoy quiero escribir algo que podría ser lo mismo pero visto al revés. La importancia de la autoconfianza. Hace unos días que vengo pensando en escribir sobre este tema y justo anteayer fui al cine a ver la película “El discurso del Rey”, si no la vieron, se las recomiendo. No quiero ser el típico spoiler así que no voy a contar demasiado de lo que pasa, pero básicamente es un Duque tartamudo que lucha para lograr superar su tartamudez. En todo el proceso se ve la importancia de que el mismo confié en sus palabras y en su voz.

En economía existe un concepto que se llama “Crisis de expectativas”. Yo relaciono mucho este concepto con la autoconfianza. Las crisis de expectativas se dan cuando mucha gente cree que va a pasar algo y actúa en consecuencia. Digamos por ejemplo que la gente espera una recesión. Como mucha gente espera una recesión, los empresarios dejan de invertir y ya no contratan gente, la gente deja de consumir porque no sabe si va a tener trabajo en el futuro, etc. Lo que se genera por esa expectativa de recesión es justamente, recesión. Creo que esto puede pasarnos a cada uno de nosotros en nuestra vida diaria. El concepto es muy similar al de una Profecía Autocumplida, si creemos que algo va a pasar, nuestras propias acciones hacen que pase. Esto deriva del teorema de Thomas que dice “Si una situación es definida como real, esa situación tiene efectos reales”.

Cuando estamos hablando de las cosas que hacemos nosotros, la autoconfianza puede transformar nuestro propio futuro. Si creemos que somos capaces de lograr algo que nos proponemos, será mucho más probable que lo logremos. Incluso cuando no haya ningún sustento objetivo para creer que lo podemos hacer, si en nuestra cabeza nos mentalizamos en lograrlo, siempre será más alcanzable.

Un ejercicio que yo suelo hacer es el de visualizar cómo sería el momento del logro. Por ejemplo, puedo ver la imagen en mi cabeza de cómo festejo después de rendir ese examen imposible. Puedo verme recibiendo la nota y hasta sentir la alegría y el alivio de habérmelo sacado de encima. Todo esto, claro está, haciéndolo mentalmente y mucho antes de rendir. Creo personalmente que esto es un paso importante en la preparación de ese examen imposible, obviamente, y no soy naif, estudiar es lo más importante, pero la confianza puede cambiarlo todo. Lamentablemente, nunca alcanza solo con la confianza, y muchas veces podemos terminar decepcionados con el resultado por más esperanzas que le hayamos puesto al asunto. Ahí es donde hay que tener en cuenta que todo éxito se logra con mucho trabajo, lo que yo estoy diciendo es que generarse confianza, debería ser parte importante de esa preparación.

Debemos tener en cuenta que la confianza también funciona en el otro sentido. Si sentimos que no vamos a poder, lo más probable es que terminemos no pudiendo. Por eso es importante pensar positivo, incluso en las situaciones más adversas. ¿Cuál es la diferencia entre alguien optimista y alguien pesimista? Probablemente no sean los resultados que obtiene cada uno, o por lo menos no es por los resultados los que hacen que alguien sea optimista o pesimista. Lo importante es la forma en que se toman esos resultados. Uno pensará siempre en lo bueno de lo que pasó y otro encontrará lo malo. Yo creo que nadie es de por sí positivo o de por sí negativo. Creo que todos tenemos nuestros momentos. Lo que debemos intentar es de ejercitarnos para ser cada día más positivos y siempre buscar las cosas buenas dentro de lo malo.

Algunos tienen el don de confiar en sí mismos por naturaleza y algunos no. Yo estoy más del lado de los que suelen confiar mucho en sí mismo, quizás demasiado, al punto de parecer/ser arrogante muchas veces. Ahora, para los que les cuesta, ¿cómo podemos tratar de mejorar la confianza en nosotros mismos? Por suerte, como casi todo en la vida, se puede practicar y mejorar. Encontré muchas cosas escritas, con muchas no estoy nada de acuerdo, con algunas bastante. Van algunos pequeños tips que me parecieron buenos:

–          Pensá en todas las cosas que haces bien.

–          Identificá tus éxitos.

–          Se agradecido por lo que tenés.

–          Actuá seguro. Incluso cuando no lo estés, a veces actuar “como sí” hace que te sientas más seguro.

–          Ayuda a otros. Esto va a hacer que te sientas bien.

–          Sonreí.

–          Si necesitas hacer algo, practicá. La práctica siempre da confianza.

¿Cuál es su forma de sentirse más confiados?

Foto: SweetOnVeg