Seleccionar página

Hourglass

Después de escribir el post sobre la obsolescencia programada y el de vivir experiencias, me quede pensando en los famosos recursos renovables y no renovables. Y lo que me preguntaba es,¿Hay realmente recursos que sean renovables?

Algunos nombran como recursos renovables la biomasa, el agua, la radiación solar, el viento, las olas, la energía geotermal. Cuando uno habla de recursos renovables, en casi todos los casos, tiene que hablar de una tasa de renovación. El agua, es un recurso renovable, pero si la consumimos a más velocidad de lo que tarda en regenerarse, si la contaminamos, un día se acabará. Lo mismo pasa con la biomasa. Creo por eso que el agua y algunos otros no deberían estar clasificados como recursos renovables. A lo sumo serán recursos recuperables, si no se consumen más rápido que su tasa de renovación.

Pensando en esto (y en que reestrenaron Volver al Futuro en el cine) me puse a pensar en el recurso menos renovable de todos. El tiempo. Para mí, el recurso más escaso de todos. Siempre falta el tiempo y es imposible recuperarlo. El tiempo siempre es poco. A mi jamás me pasa que sienta que me sobra el tiempo, quizás por eso estoy tan lleno de cosas para hacer y objetivos por cumplir. Creo que es uno de los conceptos más difíciles de explicar y entender. El tiempo no es nada y sin embargo pasa. El tiempo no espera, no para, no frena ni acelera. Pero siempre está y, en general, es poco.

¿A alguien le sobra tiempo? Yo soy medio un caso extremo y mis amigos siempre me dicen que tengo días de 36 hs., pero realmente, creo que si te está sobrando tiempo algo no estás viviendo plenamente. Algo falta. Si llego al punto de mi vida donde sienta que me sobra el tiempo será el momento en que no quiera aprender nada nuevo, en mi caso lo veo muy difícil.

(Aviso: La verdadera teoría de relatividad del tiempo que planteó Einstein no tiene nada que ver con esto que sigue.) El tiempo es relativo. Cómo mínimo, relativo a cada uno de nosotros. Es raro y me es difícil de explicar, pero a pesar de que haya un tiempo, llamémoslo global, que es continuo y constante, cada vivencia se puede sentir de distinta duración según quien la esté viviendo. Por ejemplo, yo puedo estar durante dos horas viendo una película que me parece espectacular y sentir cuando termina que acababa de empezar, sin embargo, a alguien a quien esa película le parezca mala va a sentir que el tiempo se le estira. Esto también pasa en los trabajos. Si voy a trabajar y todo es un garrón, no me gusta mi laburo, el ambiente, no me funciona algo, etc. siempre se me va a hacer largo el día laboral, y voy a llegar a mi casa cansado y probablemente malhumorado. En cambio si disfruto mi trabajo voy a sentir que el tiempo me pasa rápido, y voy a llegar cansado, pero contento.

Yendo a las cuestiones prácticas sobre el tiempo, creo que manejar bien el tiempo es una de las virtudes clave de cualquier persona en cualquier ámbito. Hay muchísimo escrito sobre administración del tiempo para el trabajo y creo que en cuestiones laborales es una de las cualidades necesarias para ser eficaz. Creo que el profesional eficaz es el que acepta que no puede llegar a todo y sabe limitarse tan solo a lo importante y dedicarle el tiempo justo y necesario, ni más, ni menos. En este saber lo importante se juega una de las claves de cualquier persona que quiera poder planear bien su tiempo: saber decir que no. Es muy difícil decir no. A mucha gente le es casi imposible. Pero muchas veces es la clave para poder cumplir con los objetivos que nos habíamos planteado. Yo valoro muchísimo esto con la gente que trabajo, empleados, jefes y proveedores. Prefiero mil veces que si te pido algo me digas que no, porque estas con muchas cosas y no llegas (¡lo vas a tener que justificar bien!), a que me digas que sí y después no llegues.

Hay gente a la que el paso del tiempo la aterra, e intenta evitarlo desde lo físico, en vez de seguir viviendo a fondo. Mis abuelos son el contraejemplo de lo anterior. Ellos combaten el paso del tiempo con actividades. No paran un segundo y se los ve más vivos que a varios conocidos míos de mi edad.

Creo que solo te puede asustar el paso del tiempo cuando sentís que no lo estás usando bien. A mí me pasa mucho que miro para atrás en mi vida y lamento no haber hecho más cosas. Sin embargo, cuando trato de pensar en las cosas que hice y no en las que no hice, me doy cuenta que estoy aprovechando mi tiempo a fondo. Claramente reconozco errores y cada día me doy más cuenta de lo buena que es la frase “La experiencia es un peine que te dan cuando te quedas pelado…”. Pero estoy aprovechando mi tiempo. Hago mucho de lo que me hace feliz.

Foto por bogenfreund