Seleccionar página

Hecho-para-basura

¿Cuánto duró la batería de tu ipod o de tu laptop? ¿La impresora dejó de funcionar? ¿Esa cámara de fotos ya no funciona más? ¿Cómo puede ser que con tantos avances tecnológicos las cosas duren cada vez menos? ¿Cómo puede ser que no se vendan repuestos?

Ayer llegué por un tweet de @Vanesak a éste post y me vi el documental de TVE sobreobsolescencia programada. Según los realizadores, es el motor oculto detrás de la economía de consumo. Este tema siempre me pareció interesante y un poco preocupante. Ahora, me parece más interesante y mucho más preocupante.

 

La obsolescencia programada es la planificación de la vida útil de un producto desde el momento de su diseño y fabricación. Muchas empresas fabrican sus productos planeando que fallen al cierto tiempo o después de tantos usos. Habitualmente esta falla se produce en algún repuesto caro o difícil de cambiar por lo que el usuario termina comprando una nueva versión y tirando a la basura el viejo.

Esta idea de planificar la falla comienza en los años 20 junto con la producción en masa empujado por la necesidad de las fábricas de vender más. Al comenzar a producir utilizando máquinas la oferta superaba ampliamente a la demanda y había que empezar a generar consumo. En ese momento se formó el primer cartel de empresas fabricantes de bombitas de luz que, en secreto, determino que no se podrían vender bombitas que superen las 1.000 horas de vida útil. El cartel incluso imponía multas a las empresas que fabricaran bombitas de mayor duración. Antes de eso, las bombitas duraban más de 2.500 y la tendencia de la calidad iba en aumento, incluso existe una lamparita en un cuartel de bomberos en Estados Unidos que lleva prendida más de 108 años.

Existen varios tipos de obsolescencia programada.

Obsolescencia técnica o funcional. Por diseño se calcula que partes fallarán y el costo del reemplazo se hace similar al del equipo nuevo. También puede ser por cambios técnicos significativos que dejen obsoleto el ítem viejo. Ejemplo, una empresa que fabrica reproductores de DVD mientras desarrolla el Blue-Ray.

Obsolescencia de las baterías. Las baterías de litio suelen tener un circuito integrado para controlar el proceso de la carga por riesgo de explosiones y fuego. Con ese circuito integrado controlan la vida útil de la batería mediante un contador de recargas. En algunos casos es posible reiniciar el contador del circuito y recuperar la batería (con el desgaste natural).

Obsolescencia sistémica. Es hacer deliberadamente que un producto quede obsoleto modificando el entorno en donde funciona. Ejemplo: Un nuevo software no es compatible con versiones anteriores.

Obsolescencia por estilo. La famosa moda. Introduciendo nuevos modelos frecuentemente. Acá juega un rol más importante el marketing de los nuevos productos para hacer sentir a los que todavía no lo tienen que están fuera de la moda.

“Las cosas ya no se hacen como antes” dicen los abuelos, y tienen razón. La tecnología avanza, cada vez todo es más chico, más rápido, más potente y al mismo tiempo todo se rompe más rápido. Cuando Dupont invento el nylon y comenzó a fabricar medias para mujeres, habían logrado que no se rompieran ni corrieran. Sin embargo, por decisiones comerciales, los mismos ingenieros que lograr un producto irrompible, tuvieron que trabajar para hacer que fuera más débil. Me imagino trabajando en algún proyecto de ese estilo y me enfermaría. Yo tengo una deformación profesional hacia la eficiencia. Hacer que algo se rompa a propósito es un total acto de ineficiencia y de vandalismo contra la limitación de recursos.

Que las cosas sean “descartables” genera muchos problemas, polución, pérdida de recursos, generación de falsas necesidades, consumo innecesario, entre otras. La que más me preocupa es el de los desechos contaminantes de estar generando basura constantemente. Cada aparato que se vuelve obsoleto termina en un basurero. No me quiero meter en este tema particular porque da para muchísimo, pero si ven el video van a ver la tristeza que genera ver los basureros electrónicos en África.

¿Se puede ser una empresa sustentable que venda productos que no fallen? Creo que no va a quedar otra opción. La gente compra más porque lo “viejo” (con un par de años como mucho) se rompe. Salvo que se encuentre la manera de solucionar el problema de los desechos creo que el mundo no va a resistir más basura. Es necesario tomar conciencia y empezar a hacer cosas que no se rompan. Por otro lado, en la época de la hiperconectividad donde compartir y encontrar información es mucho más sencillo, los mismos consumidores están comenzando a luchar contra las empresas para comprar mejores productos.

Seamos consumidores responsables y empecemos a ver qué se puede hacer. ¿Ideas?