Seleccionar página

LaRed

Cuenta la leyenda que Arquímedes dijo una vez “Dame un palanca y moveré el mundo”, evidentemente no se lo dijo a la gente adecuada porque, hasta donde yo sé, nunca consiguió la palanca. Claramente si hubiera tenido una mejor red de contactos habría podido conseguir una buena palanca (y el punto de apoyo) para mover al mundo, porque, hace tiempo todo el mundo sabe que lo que mueve al mundo son los contactos.

La red de contactos es clave en cualquier aspecto de nuestras vidas. Si se ponen a pensar es probable que gran parte de los grandes logros de su vida los hayan logrado con ayuda de algún familiar, amigo, conocido, amigo de conocido y o conocido de conocido. Voy a contar brevemente mi experiencia laboral y la relación con los contactos.

Mi primer trabajo fue en quinto año, una pasantía en un laboratorio que conseguí a través del colegio. Entramos con otro amigo, yo a la parte de producción y él a sistemas. A él le gustó el trabajo y la empresa a la que le terciarizaba el servicio el laboratorio lo contrató. Una vez terminado quinto año, él me recomendó para un trabajo en esa empresa y así arranque a ser reparador de PC para esa empresa. Duré unos pocos meses, pero siempre es un lindo recuerdo el primer trabajo serio.

Mientras tanto, mi hermano me había conseguido un laburo en la escuela de windsurf de Puerto Tablas. Él era instructor hace mucho y me recomendó para el trabajo. Dando clases de windsurf, conocí al Director Comercial de Coto, se ve que le parecí buen instructor y algo más, porque me recomendó para hacer una pasantía en el área comercial. Luego de dos años en Coto donde pasé directamente de pasante a comprador en un asenso muy veloz, tuve una salida turbulenta, en ese momento un jefe/amigo me dijo “Coto es como un fórmula 1, estas en la gloria y yendo a fondo, pero si te equivocas en una sola curva te la das.”

En ese punto de mi vida decidí irme a vivir a Irlanda con un amigo. Ambos conseguimos trabajo rápido, yo en un simil-todo-x-2-euros, y él en un bar. A los pocos meses yo tenía como segundo trabajo ser camarero en el bar, obviamente, recomendado por mi amigo.

A la vuelta de Irlanda tuve una entrevista de trabajo para Pernod Ricard, obviamente averigüe si había algún conocido trabajando ahí. Por suerte, estaba trabajando de vendedor, un ex-proveedor mío de la época de Coto, lo contacté y no creo que haya definido mi entrada a PR pero sin duda contribuyó.

Hoy en día trabajo en Covac, Ingeniería y Construcciones. En este caso el contacto es bastante directo. La empresa es de mi viejo y su socio. Hoy los contactos y las referencias son la clave para conseguir nuevos clientes.

Como verán casi todos mis trabajos llegaron a través de contactos, algunos más cercanos y otros más lejanos. Creo además que lo que me pasó es bastante representativo de lo que le pasa a todo el mundo. Algunas reflexiones al respecto.

Portate más que bien.

Siempre hay que ser sincero y correcto en las relaciones laborales, en realidad, en cualquier relación de la vida. Si vas por tu camino, tratando de sacar ventaja de la gente, tratándola mal o simplemente ignorándola es poco probable que logres armar una red de contactos, y lo que es más importante, probablemente a la larga, vas a ser infeliz.

Si te necesitan, ayudá.

Uno no puede usar sus contactos unilateralmente. Aunque  no siempre el que te necesita es alguien que hoy te pueda ayudar en algo, uno nunca sabe las vueltas de la vida. Por eso (y por otras cosas más importantes que tienen que ver con ser buena persona), siempre que puedas y, sin duda, siempre que te lo pidan, ayudá al que te necesita.

Cuidá tu red.

Esto complementa el punto anterior. Si vas a usar o compartir tu red de contactos para ayudar a otro, tenés que estar seguro de que no vas a quedar mal parado. La red se logra con mucho esfuerzo, por eso si vas a introducir a alguien a otro contacto de tu red tenés que confiar que no va a haber problemas entre ellos.

Tu red es más grande de lo que parece.

La red social laboral LinkedIn, muestra esto de manera super gráfica. Yo, por ejemplo, tengo 238 contactos directos, si cuento a los contactos de esos contactos tengo 27.800 y si cuento a los contactos de esos contactos (3er grado) tengo más de 2.000.000 de posibles contactos. Y esto es solo en LinkedIn, creo que debería duplicar o triplicar esto en la vida real, ¡imagínense!. Hay que saber llegar a los contactos de los contactos.

LinkedIn

Preguntá a los conocidos.

Siempre que necesites algo difícil de conseguir, o que necesita llegar a contactos que no tenes, tratá de que tus amigos y conocidos se enteren. Siempre alguien conoce a alguien que conoce alguien que te puede ayudar con lo que necesitás.

No tengas miedo a pedir favores.

Obviamente que uno no molesta a sus contactos por cualquier cosa, pero si realmente necesitas algo y ya averiguaste quién te puede ayudar, no tengas miedo de pedir ayuda.

Los contactos mueven al mundo.Tenemos que saber aprovecharlos, cuidarlos y siempre tratar de agrandar la red.

Si se les ocurren más temas a tener en cuenta, ¡los invito a compartir!